sábado, 4 de junio de 2016

CIVILIZACIONES DESAPARECIDAS


Hay innumerables vestigios de civilizaciones muy antiguas de las que apenas sabemos nada. Se han encontrado muchas ruinas megalíticas repartidas por todo el mundo, desgastadas por la erosión del tiempo y que por su distribución y su geometría son, sin ninguna duda, restos de civilizaciones perdidas, de las cuales, nadie sabe nada. No quedan recuerdos.
Guerras, catástrofes naturales, epidemias mortales, ......todo es posible para que en un remoto pasado desaparecieran culturas enteras, bastante avanzadas, sin ninguna explicación aparente, ya que se salvaron muy pocos, y esos pocos no estaban en condiciones de recoger con precisión lo acontecido.
Cabe la posibilidad de que unos pocos muy bien preparados pudieran sobrevivir en el interior de la Tierra, o incluso en colonias en nuestro satélite, o incluso en Marte.Eso suponiendo que las civilizaciones anteriores a la nuestra, fueran más avanzadas. Todo es posible.

La idea de que existió en un pasado la posibilidad de casi la total extinción de la humanidad en un  tiempo lejano no es nueva. Ya desde la antigüedad, nuestros sabios antepasados lo insinuaban.

De los indígenas hicieron hombres de bien, y pusieron en su corazón el amor al orden político. Los nombres de estos hombres se han conservado, pero el recuerdo de sus acciones ha perecido con la ruina de sus sucesores y con el trascurso de los tiempos. 
La única raza, que ha escapado a estos desastres, ya lo hemos dicho, es la que habita las montañas, y que, sin letras y sin cultura, sólo recordaba los nombres de los que habían sido dominadores del país, sin saber nada o casi nada de sus grandes hechos. 
Haciéndolo por punto de honra dieron estos nombres a sus hijos; pero en cuanto a las virtudes y a las instituciones de sus antepasados, sólo conocían lo que les había sido trasmitido por una oscura tradición. Dada la escasez de subsistencias para el sostenimiento de la vida, escasez que duró por espacio de muchas generaciones; ocupados ellos y sus hijos en procurarse la satisfacción de sus necesidades, y entregado el espíritu a este solo objeto, para nada se cuidaron de los sucesos, que en otro tiempo se habían realizado.
El estudio y la historia de las cosas antiguas se introdujeron con el ocio en las ciudades, cuando cierto número de ciudadanos, teniendo aseguradas las cosas necesarias para la vida, no tuvieron después que preocuparse bajo este punto de vista, Y he aquí como los nombres de los antiguos héroes se han conservado sin el recuerdo de sus acciones.

Platón - Critias
Este filósofo griego vivió entre 427 y 247 A.C. y ya podemos ver como explicaba hace miles de años lo que ya suponemos que ocurrió en el pasado. 

Y no hablemos de las guerras descritas en los libros sagrados indúes, en los que se detallan batallas con vimanas que volaban y disparaban mortíferos proyectiles.


Es indudable que hubo otras civilizaciones en el pasado, pero que se ha perdido todo vestigio de ellas, y aunque de algunas de estas culturas hayamos encontrado restos, incluso de ciudades enteras, apenas podemos descifrar sus símbolos grabados en piedra. Se ha perdido su recuerdo en la noche de los tiempos.



Existen piedras gigantescas con forma geométrica que están hechas por la mano del hombre, aunque de forma descomunal. Son restos gigantescos que nadie sabe lo que representan. Solo son suposiciones. Casi todos los estudiosos coinciden en que son restos de templos dedicados a la contemplación de las estrellas, los equinoccios, solsticios, o templos religiosos, funerarios, etc...
Por lo visto nuestros milenarios antepasados solo se preocupaban de mirar al cielo y de rezar. 
Yo no me lo creo.
Es posible que algunos restos si que tengan que ver con ello, pero todos?
Cuando no saben explicarlo, la solución es fácil, observatorios astronómicos o templos religiosos.



Nuestra civilización está llegando a una etapa que posiblemente esté a punto de concluir. Su final puede ser por agotamiento de los recursos naturales del planeta, por guerra mundial en la que se utilicen bombas nucleares, por pandemias o por cataclismos. Es un ciclo que nunca se acaba pero que continuará, seguramente, como tantas veces lo ha hecho.
Algunos podrán marchar a nuestro satélite o a planetas cercanos, que previamente están ya siendo preparados para poder ser habitados.

















El  resto de supervivientes, se quedarán aquí esperando acontecimientos, volviendo a empezar de nuevo, olvidando con el tiempo lo acontecido, quedando quizás en el recuerdo de algunos de ellos, como mitos y leyendas fantásticas, difíciles de comprender por muchas generaciones,
Y vuelta a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario